Suministro

Lluvia2

El suministro de agua principalmente se puede obtener por cinco vías:

Conexión a la red general de suministro.

Recolección de agua de lluvia.

Aguas subterráneas.

Aguas superficiales.

Agua de mar.

Conexión a la red general de suministro

Es la manera habitual en el entorno urbano. Es cómoda y ofrece una seguridad en el suministro, tanto por su continuidad como por su calidad. En muchas ocasiones debe traerse ese agua desde zonas relativamente alejadas con el consiguiente gasto de impulsión, además las fugas en las redes urbanas pueden perder en torno al 30% del volumen total. A cambio de este servicio el usuario debe pagar una serie de conceptos fijos y otros variables en función del consumo. En el recibo no solo se paga el suministro sino también una parte para el tratamiento de las aguas residuales que producimos, que se supone igual al agua que consumimos.

 

Recolección de agua de lluvia

Dependiendo de las características del proyecto es posible recoger y almacenar de manera sencilla el agua de lluvia, desde tejados, terrazas u otras superficies impermeables.

En España la precipitación anual media es de 636 l/m2 por lo que por cada 100 m2 de superficie disponible podríamos obtener un volumen anual de 63.600 litros. Pero existe mucha irregularidad geográfica en las precipitaciones en España lo que provoca grandes diferencias entre el norte y el centro-sur.


Distribución de lluvias en España

 Precipitación media en España.

Además de estas irregularidades geográficas existen, sobre todo en el centro-sur una gran variabilidad de lluvias durante el año, con lluvias muy intermitentes desde el otoño hasta la primavera y un verano prácticamente seco. A esto se le añade los ciclos de años lluviosos y años secos. Toda esta irregularidad puede hacer necesario un volumen de almacenamiento grande.

No solo dependerá de las precipitaciones sino también del uso que se le vaya a dar a esa agua. Si usamos ese agua para el riego tendremos una  época en la que la lluvia llena el depósito pero las plantas no es necesario regarlas, por lo que el depósito se llenará y tendremos más agua de la necesaria. En verano, cuando las plantas necesitan más riego, el depósito solo se vacía y tendremos que regar con lo almacenado en invierno, y a no ser que sea un volumen muy grande, seguramente no será suficiente.

En zonas donde llueve más regularmente se alternarán ciclos de llenado y de vaciado más cortos, resultando que el mismo volumen de depósito será mucho más eficaz.

Estos son algunos de los factores que habrá que introducir en el estudio de la idoneidad de este tipo de medidas y de la capacidad de almacenamiento óptima.

El principal beneficio de esta agua es que es “gratuita” y habitualmente de alta calidad por lo que los tratamientos necesarios son sencillos.

Aguas subterráneas

Muy utilizadas sobre todo en entornos  rurales y habitualmente para riego aunque también son usadas como agua potable. Son más frágiles ante una posible contaminación y es más difícil detectarla. Requieren una concesión pero el precio del agua es menor que desde la red general de abastecimiento pero no siempre existe esta posibilidad por la ausencia de aguas subterráneas a una cota accesible o por la falta de calidad de las mismas. Puede suponer una inversión importante.

La existencia de pozos ilegales provoca muchos problemas de agotamiento y falta de calidad de las aguas subterráneas provocando grandes problemas medioambientales.

También te puede interesar [Baoris, una maravilla desconocida. Pozos de la India]

 Aguas superficiales

Eminentemente usadas para el riego. Son muy sensibles a los ciclos hidrológicos y requiere infraestructuras de derivación, captación e impulsión que pueden llegar a ser bastante complejas y caras. De todas las posibles fuentes de suministro es la menos habitual a pequeña y mediana escala.

 

 Agua de mar

La desalinización por ósmosis inversa se ha vuelto una tecnología a tener en cuenta en zonas con pocos recursos hídricos y acceso a agua de mar. Sobre todo por la reducción de los precios de las placas solares que pueden hacer de la combinación desalinizadora + placas solares una opción asequible y fiable.

Para saber más ver: “Desalinización para viviendas, una opción a tener en cuenta“.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies